2/11/09

LA CULTURA DEL PLACER














Expo Cannabis Leganés 2009

Estuvimos en EXPO CANNABIS /. Fuimos en las condiciones opuestas a la vez anterior de hace dos años: bien dormidos, relajados, desayunados y con un solazo de mediodía de junio más que de noviembre.
Esta vez hemos hecho la sana intención de ir en metro pero nuestra voluntad se derrumba al comprobar que hay 22 estaciones con tres trasbordos.

Llegamos en taxi en 15’ por 15 €. El patio está completo, gente diseminada en las gradas y muchos carteles y pancartas, destacando un dibujo homenaje a Gaspar Fraga Damos una vuelta de reconocimiento. En el primer puesto que paramos tienen armarios de luz con cultivos y tras examinar el lote plantado S encuentra su primer objeto de ataque: reclamar ¡cómo es posible que entre los cáctus no haya una planta de marihuana! Con mucha tranquilidad la chica del puesto indica a su derecha otros dos armaditos con un bonsái de marihuana en cada uno que eran una obra de arte… aggg. Se pone a hacerle la foto y la chica le ofrece unas gafas de sol. Se las pone y rápidamente le aclara que no son para él sino para la cámara por la luz, porque si no le saldrá con rayas. Estaba haciendo la foto como cuando le pones las gafas al perro.

En el túnel frente a la capilla de la plaza está la zona política, con el puesto de la AMEC que tiene presencia con carteles hasta en los wáteres, junto con la FAC y la Marcha Mundial de la Marihuana El rincón lo completa el puesto de SHANTI CAÑAMO y el de nuestro beatífico holandés (que vuelve a darnos la risa) y tres músicos que amenizan el rincón con temas propios para la ocasión.

En el Stand holandés hay costra de gente a su alrededor. S. ha ido decidido esta vez a comprar el vaporizador y coge el pequeño y más barato, 295 €. Cuando le da la bolsita para hacer la cata el tío pregunta “¿de cual es?” y S dice: “pues de María”, ya, pero de ¿de qué clase? ;-( . Yo no dejo de sorprenderme cuando me llaman “señora”, en este caso porque eché mano al tubo ardiendo del vaporizador. Vaya, que íbamos tan felices pero parecíamos novatos aunque yo esta vez no iba a caer en aspirar ni un poquito.

Vamos cogiendo folletos y carteles como colegiales para que la sobrinada nos los recicle. Llegamos a otro de los puestos cuando la chica empieza a explicar el funcionamiento de una semiesfera con fuelle. Con la cazoleta prendida, el fuelle se estira poco a poco al caer por su propio peso, cogiendo el humo en su interior. Pata fumarlo, se retira la cazoleta y se aspira, subiendo así el muelle. Es muy potente. Compramos uno y antes de irnos pensamos que es ideal para regalar y por 15 € cogemos otro.


Subimos a las gradas más altas que pudimos para hacer la panorámica y era precioso porque estaba abierto un gajo de la cúpula y entraba un sol espléndido. Esta vez las 2 horas han cundido, es todo muy tranquilo, encontramos viejos vecinos, hemos comprado, cogido información, pasado un buen rato y hechas mogollón de fotos de camisetas. Nos despedimos comprando unas cervezas Mary-Jo buenas, buenas con el estupendo amargor de la hierba. El tío le ofrece la tarjeta y S fotografiándola… el hombre del puesto no entendía por qué no cogía la tarjeta.

En la puerta de entrada está la tía del carrito que quiere compartir Expo de camisetas con S poniendo sus camisetas históricas y haciendo canje entre los asistentes (ella da una de las que hace por una que le den histórica).

Con la carga hecha vamos directos al MANCHEGO, nuestro pequeño refugio salvador de la vez anterior, la misma camarera y su padre, el mismo rincón y la misma pregunta por nuestra parte “¿hay una parada de taxi cerca?” Esta vez muy a gusto y disfrutando unas cañas con tapas caseras que nos supieron a gloria: tortilla y huevos rellenos. Voy a llamarlo el bar AMABLE porque lo son, transmiten tranquilidad.

De camino a la parada preguntamos para cerciorarnos y a la primera tía que abordamos se echa contra la pared con las bolsas de la compra diciendo sin saber lo que preguntamos “yo no sé nada, yo no sé nada”. En un bar y en la terraza nadie sabía nada ni era de la zona, anda que no es raro!

Durante el regreso S pide al taxista que nos lleve por el camino del bulevar que hay más esculturas y hacer unas fotos, en plan “turista en Leganés” porque el tío dice luego ¿qué, están de visita? Como si acabáramos de llegar del pueblo. Lo orgulloso que habrá quedado de que unos de Madrid le han pedido un paseo por las esculturas de su pueblo.

Por la tarde en casa montamos el artilugio. Hago dos mini aspiraciones para inaugurarlo y a los 10’ no quiero más que tumbarme, me pesan las piernas, se me ocurren cosas graciosas y me da todo una risa tremenda. Me dura media hora la galbana pero el coloque y buen humor se mantiene hasta que me voy a la cama y luego duermo como una bendita. ¡Anda, que no salgo yo barata para colocarme!.

Texto Macu Vicente
Fotos Santi Ochoa

Fotos y videos de la Expo aquí
23 fotos de camisetas de asistentes a la Expo.

1 comentario:

Gonzalo dijo...

vaya a euro por minuto que baratos están los taxis jajajaaaa